Una vez lograda la Independencia, después de largos años de guerras (1810 - 1823) y destrucción, los criollos se dieron a la tarea de la organización de nuestro país. Surgieron algunos problemas centrales, como por ejemplo ¿qué tipo de gobierno debería tener el país? ¿una república o una monarquía?, ¿un Estado unitario o federal?, ¿Deberíamos privilegiar un Poder Ejecutivo o un Legislativo poderoso?. Fruto de la inexperiencia política y del retraso cultural, se materializó la confianza absoluta en la Ley como instrumento moralizador y rector de las costumbres. (Biografía de Chile)